All for Joomla All for Webmasters

Nosotros

maxresdefault 1

Para entender quienes somos, es importante conocer la historia de las comunidades terapéuticas en el Perú y en el mundo.
El concepto de comunidad terapéutica nace con el aporte del Dr. Maxwell Jones, Psiquiatra inglés, en las primeras décadas del siglo veinte a partir de su trabajo con pacientes psiquiátricos crónicos de los hospitales ingleses de Belmont y Dingleton. Él se da cuenta que los pacientes que desarrollan un rol activo en su tratamiento tienen mejores pronósticos; por lo que busca a través de diferentes herramientas involucrarlos en diferentes tareas. El lugar de partida son sus propios pacientes y personal de sala del Hospital de Belmont donde rediseña una forma de trabajo basada en principios que son centrales en la vida de toda persona como son la democracia, la solidaridad, la participación, el respeto a la persona humana, la libertad de expresión, etc.

En contraposición a este modelo denominado democrático se inicia en Estados Unidos un modelo de tipo jerárquico con la incursión de Synanon del que descienden una gran mayoría de Comunidades Terapéuticas. Fundada en 1958 por un alcohólico rehabilitado de Alcohólicos Anónimos, Charles Dederich, inicia el tratamiento con personas heroinómanas sustituye lo religioso de alcohólicos anónimos por ideologías más seculares, aunque aun muy basadas en el carisma del personaje fundador.

En Syanon se ofrece a los internos una escala de ascenso en la pirámide jerárquica, pudiendo llegar incluso a directivo debido a la ausencia de técnicos quedando esta figura del técnico apartada a igual que ocurre en AA. Sin embargo, Synanon fue incapaz de adaptarse al progreso. Evoluciona hasta transformar a la Comunidad en un verdadero fenómeno de culto, dándose pie a una serie de conductas ciertamente alejadas de sus valores iniciales.

Egresados de Syanon, fundaron la Comunidad Terapéutica de Daytop, en Nueva York, en 1963, incluyendo profesionales entre sus operadores. En este sentido, Daytop marca el verdadero comienzo de expansión de las Comunidades Terapéuticas, así como su posterior evolución en instituciones altamente sofisticadas. Se origina en Italia a través del Proyecto Uomo otro gran grupo de Comunidades Terapéuticas. El Proyecto Hombre, valiéndose de la formación y experiencia norteamericana, agrega estratégicamente nuevos instrumentos terapéuticos más acordes a la realidad cultural y familiar europea y latina.

A partir entonces de estos dos grupos las Comunidades Terapéuticas se han expandido, literalmente, por todo el mundo.

Por otro lado, surge también una rama no menos importante, también en los Estados Unidos en 1958, la Fundación Teen Challenge – Desafío Juvenil – por parte del Pastor protestante David Wilkerson, un movimiento de centros de rehabilitación de carácter inspiracional-religioso, las llamadas Comunidades Terapéuticas, donde definen como concepto básico el cambio de vida a través de un encuentro personal con las enseñanzas de Jesús, quien es el modelo de referencia para el mencionado cambio.

Si bien es cierto, originalmente no se llamaron Comunidades Terapéuticas, en los albores de la última década se les reconoce de este modo, originándose a partir de ellas un fuerte y sólido movimiento evangélico que han tendido a responder a esta problemática social en muchos países latinoamericanos.

Cabe mencionar que en 1961, nace en Puerto Rico el CISLA (Centro de Investigación sobre las Adicciones) otra rama de centros que más tarde se transformarían en Comunidad Terapéutica, lo que dio origen a los actuales Hogares Crea, que se han extendido abundantemente, sobre todo en la América Central y el Caribe, habiéndose prolongado también a varios países sudamericanos, con una metodología basada en la escuela de Erick Erickson.

El Perú no ha sido ajeno a la expansión del modelo comunitario. Evoluciona desde el modelo clínico y muy vinculado al tema de los trastornos psiquiátricos.

Así en el año 1950 una dama norteamericana, Jean, forma Alcohólicos Anónimos en Perú: 'Grupo Los Incas'. En el año 1978 se crea el Centro Terapéutico de Ñaña para el tratamiento de adictos a partir del Departamento de Modificación de Conductas del Hospital Hermilio Valdizán. Casi conjuntamente con el Centro de Rehabilitación “Paz y Bien”, el cual devino en una crisis debida en parte a la informalidad en la que operaba.

Actualmente se calcula que existen una veintena de centros formales y unos 400 informales.

La Asociación Terapéutica Fuente de Agua Viva es una institución terapéutica, sin fines de lucro; con personería jurídica según consta en la ficha registral Nº 17252 de la Oficina de Registros Publicos de Lima y considerada por las leyes peruanas como centro de atención para personas dependientes a sustancias psicoactivas y otras adicciones no convencionales, creada para tal fin el 22 de diciembre de 1994, gracias a la iniciativa del señor Pedro Cáceda Soriano, actual Director de la Asociación, y la valiosa colaboración de religiosos y profesionales que desinteresadamente concertaron sus voluntades a fin de llevar a cabo este proyecto.

La Asociación "Fuente de Agua Viva" tiene su origen en las bases que sustentan el modelo de Comunidad Terapéutica que surge en los albores de la década del 50 y tiene como paradigmas a "Proyecto Hombre" de España; “Daytop International, de Estados Unidos de Norteamérica y "El Reparo", de Argentina. Curiosamente el staff de la Asociación ha recibido entrenamiento en el área terapéutica en las sedes de cada una de estas tres instituciones.

Mención aparte merecen nuestras membresías a la Asociación de Comunidades Terapéuticas Peruanas (ACTP), a la Federación Latinoamericana de Comunidades Terapéuticas (FLACT), y a la Federación Mundial de Comunidades Terapéuticas (WFTC) con sede en New York, Estados Unidos; y al igual que estas instituciones opera en base al código de ética y la relación de los derechos fundamentales de los residentes en comunidad terapéutica; recibiendo la supervisión del Ministerio de Salud, el Ministerio Público, DEVIDA y otras instituciones.

Creemos en el enfoque de comunidad terapéutica como modelo de abordaje para dependientes a sustancias psicoactivas así como para otras personas que presentan comportamientos desadaptativos. Creemos que es importante la intervención de profesionales de diversas áreas de la conducta y de la salud para entender mejor a la enfermedad y a la persona. Y creemos fundamentalmente que al adicto y a su familia es necesario brindarle amor de manera responsable.

Pedro Caceda Soriano

Director     

Instituciones Amigas

partner1 partner2 partner3
     
partner4 partner5